ZEBY GADELOFF, DE ESPÍRITU LIBRE

.-

 

Por: Marilina Vergara

Fotografía: Rubén Alfú

Lleva colgado al cuello el símbolo de om, que es un mantra, sin embargo considera que llevar este emblema es una expresión de paz, “es decir, estoy en paz”.

Después de que se graduó de secundaria, decidió emprender un negocio junto a sus hermanos y así nació Ilumitec, empresa de iluminación con más de veinte años en Panamá. Es el Gerente Comercial pero como él mismo comenta, lo más interesante de su vida no es su trabajo.

Zebi Gadeloff es una caja de sorpresas. Primero, le gusta tocar guitarra. Desde que era chico sentía atracción por este instrumento musical, pero adquirió la afición pasado los 30. Es capaz de interpretar temas de Bon Jovi, Eric Clapton o Maná. Tiene más de diez guitarras, “algunas compradas para tocar y otras son cosas que me gustan”. En su oficina está su primera guitarra adornada – por él mismo – con cueros de diversos colores, “tengo otra tallada con la cara de Bob Marley”, nos dice.

Segunda sorpresa, le gusta tallar madera. El mayor de sus cuatro hijos – que siente afinidad hacia las artes – le propuso un día hacer trabajos con madera y ahí empezó su gusto por esta actividad que considera “meditativa y relajante”.

A las artes plásticas incursionó de manera autodidacta, “simplemente porque me gusta crear y quiero dedicarle más tiempo”. Los temas que pinta son la historia de su vida, empezó plasmando un momento de rabia y dolor que experimentaba al principio de sus 30, “si ves mis cuadros, empiezan con mucha agresión, mucha sangre, y con el paso del tiempo y la sanción de uno, los colores, las líneas y los movimientos se van suavizando”.

Ha tenido la oportunidad de tomar talleres con Brian Weiss y considera que “si la humanidad dedicara más tiempo a la meditación y a encontrarse a sí mismo, el mundo sería mejor”. Su sueño, hacer un retiro y enseñarle a la gente a meditar. “Estamos desconectados de nuestro ser, no somos un cuerpo, tenemos un cuerpo, nosotros somos un alma y cuando uno puede desconectarse del mundo y de las cosas materiales, entonces nos conectamos con nosotros mismos; lo que le falta a la humanidad es conectarse porque cuando nos convertimos en un pedazo de carne y huesos controlados por una mente, perdemos nuestra divinidad”.

Y como si fueran pocas las sorpresas, Gadeloff nos explica que también se dedica a otra actividad que no es un pasatiempo, sino una misión de vida. Hace seis años que forma parte de una asociación que colabora con los servicios de urgencia. Donde quiera que va, mantiene encendido un radio y en su carro carga de manera permanente el equipo necesario para brindar primeros auxilios. “Es muy bonito porque hemos salvado vidas”, dice.

 

Además, practica ashtanga yoga y con sus cuatro hijos (de 17, 15, 11 y 10) suele ir a la playa, pero como son de edades distintas, sus preferencias también son distintas. Al mayor le atraen las manifestaciones artísticas, al de 15 le gusta ir al gimnasio, “el tercero es muy inquieto y la niña es una delicia”.

Comentarios

También tienes que leer

ALEJANDRO SANZ NOMBRADO PERSONA DEL AÑO 2017 La Academia Latina de la Grabación® anunció hoy que el artista, compositor y músico español Alejandro Sanz será honrado como la Persona del Año 2017 d...
CONOCE A ELON MUSK, UN HOMBRE REALMENTE INTERESANT... Por: Marilina Vergara Es el cofundador de un sistema de pago en línea utilizado globalmente (PayPal); de una fábrica de autos eléctricos que en 2016 ...
STEVIE WONDER, EL QUE NO PARA DE REINVENTARSE Stevland Hardaway Judkins mejor conocido como Stevie Wonder ya tiene 67 años, y desde su juventud, exactamente desde el lanzamiento de Superstition, s...