EL CANDARIN DE ARISTIDES UREÑA RAMOS

Por Marilina Vergara

Desde que abrió sus puertas en el primer local – ¿habrá más de 20 años? – Manolo Caracol ha sido un espacio con una concepción amplia del arte: tanto por su propuesta gastronómica como por las obras que cuelgan de sus paredes. Es un restaurante – galería en donde los sentidos se deleitan de múltiples formas.

Por estos días y hasta septiembre acoge la muestra titulada “Carachina”, de Aristides Ureña Ramos, en un homenaje que el artista rinde a la milenaria cultura china y en la que no renuncia a su manera de expresarse, con el dibujo y las palabras, siempre interrogando, invitando a la reflexión y, todo esto, con un elevado nivel estético.

En la entrada del restaurante, Ureña recibe a los visitantes con una instalación en la que abundan los gatos chinos de la suerte sobre un fondo rojo, color representativo del país asiático. A un costado de la instalación hay una especie de pergamino (rojo también) para que el espectador opine libremente sobre la situación político – social, según invitación hecha por el propio artista.


En el segundo piso – donde se ubican las mesas del restaurante – están las obras en las que Ureña ha fusionado elementos de nuestro arte precolombino con la estampilla imperial china.

“Al mirar por primera vez la estampilla, fui atraído por el dragón representado en su parte central porque me dio inmediatamente la sensación de algo conocido y que me recordaba los viejos rupestres precolombinos, sobre todo de la región de Coclé y de los lagartos representados en los platos indios de la región de Macaracas”, manifiesta este maestro de la pintura.


Esta estampilla representa el punto en el que la China Imperial sustituyó el sistema de su moneda tradicional por el sistema del dólar de plata, “y el candarin es el vehículo para tal empresa”, explica Ureña y añade que quienes se acercan a sus obras, conocen la atención que brinda a cada detalle y sus significados y en esta oportunidad “quería evocar ese momento de cambio y de transición histórica, debido a que las dos Repúblicas Chinas viven contradicciones que deben superar”.

Por esta razón, nos dice que transfiguró la escritura original con las frases ‘¿Quiénes somos?’ y ‘¿A dónde vamos?’, para evocar el profundo conflicto entre las dos Chinas”.
También transfiguró el original candarin, “acercándolo a nuestra cultura, forjándolo al punto de reflejar una semblanza nueva, sin perder su latido original, modificándolo en su estructura para inventar una nueva imagen, fruto de su mismo vientre”.

En cuanto al espacio de opinión ubicado a un costado de la instalación, el artista señala que “el dazibao son grandes murales para la libre expresión, porque necesitamos espacios más dinámicos, útiles a la colectividad, independientes a vetos o censuras”. Añade que “cada oportunidad que me brindan es un estímulo que nos induce a engrandecer la cultura democrática, muy necesaria en nuestro Panamá. Sin groserías ni vulgaridades, alejados de lo panfletario, en pro de alimentar nuestras mejores expresiones contemporáneas”.

 

En este conjunto de obras también encontramos otros símbolos de la cultura china como geishas o Mao Tse-tung, así como obras pertenecientes a las series Creole Albrook y Creole Panamá.

Tienes que leer:

Colección FEMSA presenta en Panamá 71 obras de grandes maestros del arte mexicano

TOUR DE ARTE Y CULTURA CORAZÓN 2017 EN ALTAPLAZA MALL

 

Comentarios

También tienes que leer

CONOCE EL EMPORIO FALLON Quien dice que la televisión está muriendo sabrá quién es Jimmy Fallon y de seguro ha visto “The Tonight Show”, uno de los programas más famosos en la...
LO QUE NO SABÍAS DE EL PRINCIPE ENRIQUE DE GALES Henry Charlees Albert David, mejor conocido como el Príncipe Harry o Enrique de Gales, nació en Londres el 15 de septiembre de 1984. El hijo de la fa...
NIALL HORAN A SUS 24 AÑOS EMPRENDE UN NUEVO NEGOCI... El ex integrante de One Direction, Niall Horan, le dio un giro a su carrera como cantante, ahora es empresario. Horan tiene un nuevo proyecto junto a ...